Noticias 

Barcelona

Сrecimiento del sector inmobiliario en 2016

11 de abril 2016

El mercado inmobiliario español está consolidando su ciclo de recuperación en el segmento residencial y en clara fase alcista en el segmento comercial. La demanda residencial continuará creciendo hasta niveles de 420 mil y 450 mil viviendas en 2016 y 2017 respectivamente (frente a 367 mil en 2015), impulsada por la mejora en el empleo, los reducidos costes de financiación y el mayor atractivo de la vivienda como inversión.
La combinación de una mayor demanda y una oferta muy limitada en las grandes ciudades permitirá un repunte de los precios medios en 2016 y 2017 cercano a +3% anual, que podría alcanzar +5% en localizaciones Premium. Esta mejora de perspectivas se extenderá a la promoción de vivienda nueva, que experimentará un nuevo despertar en 2016 a tenor del repunte  de los visados de obra en 2015, siempre que el contexto político no derive en un deterioro de la confianza.
Las compraventas de viviendas continuarán ganando momento durante el año 2016.
A pesar de que los máximos históricos quedan aún muy lejos, esto no implica que no nos encontremos ante un escenario de crecimiento de las ventas de vivienda, que podrán verse impulsadas por los siguientes factores:

Ciclo expansivo y mejora del empleo

La economía española crecerá durante el año 2016 a una tasa superior al +2,5%, lo que permitirá que se mantenga la tendencia positiva del mercado laboral en próximos trimestres. Aunque el ritmo de creación de empleo se ralentizó en el cuarto trimestre de 2015, la reducción de la tasa de paro hasta el 20,9% frente a 26,9% en el primer trimestre de 2013 y el aumento del número de ocupados en 525 mil personas (de las cuales 171 mil tienen contrato indefinido) pueden suponer un catalizador para la demanda de vivienda.

Costes de financiación reducidos

El contexto de bajos tipos de interés es una nueva normalidad que ha llegado para quedarse, al menos hasta finales de 2017. El Euribor a doce meses se mantendrá en niveles próximos al 0% durante 2016 y las condiciones de acceso al crédito seguirán mejorando.

Rentabilidad frente a inversiones alternativas

La rentabilidad bruta por alquiler de la vivienda destaca positivamente si se compara con otras alternativas de inversión que están ofreciendo rentabilidades cercanas a 0% como los depósitos o la renta fija a largo plazo. La ausencia de alternativas de inversión (excepto la renta variable) y la ausencia de inflación configuran un contexto de mercado en el que la inversión en vivienda puede proporcionar una rentabilidad bruta cercana a 4,0%.

Tendencia “cultural” a la compra

La proporción de casas que se encuentran en régimen de propiedad y uso en España (78,8%) es el más elevado de los países de nuestro entorno y sensiblemente superior al promedio de la Eurozona (67,7%). En consecuencia, la propiedad continuará siendo la alternativa dominante en un escenario de recuperación económica.

En definitiva, mantenemos nuestras estimaciones de demanda de vivienda en 420 mil unidades para el año 2016, lo que implicaría un crecimiento de +6,5% con respecto a 2015. 

                                                      

Las transacciones de compra-venta en la provincia de Barcelona han aumentado un 17,2% hasta el mes de agosto en comparación con el mismo periodo del 2015. Esto coloca a la provincia de Barcelona por encima de la media nacional, situada en el 12%.

Pedralbes (Distrito Les Corts) y Paseo de Gracia (Distrito de l’Eixample) son las zonas prime de la ciudad y donde se registran los mayores precios por metro cuadrado.

                                                      

En Barcelona, se perfila un crecimiento del mercado residencial en todos sus barrios. A destacar, Glòries, Nueva Diagonal, Sagrada Família, entre otros gracias al 22@ en la zona del Poblenou.

Es relevante también el distrito de Sarrià-Sant Gervasi, concretamente los barrios de Pedralbes y Galvany, donde los pisos más pequeños se revalorizarán gracias a la reactivación del comercio de barrio.