Noticias 

1

Rusia se convierte en el tercer país que adquiere más pisos en España

21 de noviembre de 2012

El Gobierno estudia conceder el permiso de residencia a los extranjeros que compren un inmueble con un precio superior a 160.000 euros. La medida es una vía para disminuir el enorme stock de casas sin vender y está destinada al mercado de ciudadanos no comunitarios.
 
El secretario de Estado de Comercio, Jaime García-Legaz, señaló a Rusia y China como principales beneficiarios de esta medida, y no lo hizo aleatoriamente. De hecho, los inversores chinos y sobre todo, rusos han multiplicado su cuota de inversión inmobiliaria en los últimos años.
Desde el pico de la burbuja, en 2007, los ciudadanos de Rusia han pasado de comprar un 1,1% del total de inmuebles adquiridos por extranjeros no residentes en España a nada menos que el 8%, según los últimos datos (del primer semestre de 2012) registrados por el Consejo General del Notariado.

Así, Rusia se convierte en el tercer país que más inmuebles compra en España, tras Reino Unido (13,1% del total) y muy cerca de Francia (8,4%), a la que desbancaría pronto, de seguir así la tendencia actual. Rusia ha sobrepasado a una potencia como Alemania, tradicional exportador de compradores en la costa, que representa un 6,7% del total.

Tras Rusia y Alemania, el quinto lugar del ránking de inversión en vivienda lo ocupa Italia, con un 5,3% del total. Le siguen Bélgica (5,2%) y Noruega (4,8%). En octavo lugar está China y tras ella Rumanía (3,6%) y Suecia (3,5%).

¿Y qué compran los rusos? Según el Colegio de Registradores, Rusia es el país con más apetito por la vivienda nueva -un 55,8%, sobre todo en la costa y el tercer país que se decanta más por los pisos grandes, de más de 100 metros, sólo por detrás de Dinamarca y Holanda.

Por otro lado, el piso medio que adquieren los extranjeros tiene un precio elevado: 242.000 euros, según los datos de los notarios. Pero, eso sí, el 56% de las últimas viviendas compradas no habría dado derecho al permiso de residencia, ya que su precio fue inferior a 160.000 euros.

Sólo el 44% de los extranjeros tendría derecho a la residencia.